MEDICINA ESTÉTICA

Rinoplastia

La rinoplastia ultrasónica o rinoescultura es el procedimiento más novedoso para la transformación de la nariz mediante el uso de ultrasonidos e instrumentos miniaturizados que permiten al cirujano trabajar con una exactitud y precisión mayor que con la técnica de la rinoplastia tradicional.

Las herramientas que se utilizan en la rinoplastia ultrasónica permiten esculpir y remodelar la estructura ósea de la nariz, ya que el cirujano tiene a la vista durante el procedimiento toda la pirámide nasal, cosa que es imposible con la técnica de la rinoplastia tradicional.

Los pacientes que desean realizarse una rinoplastia suelen tener la preocupación común de ver que su nariz es demasiado grande, ancha o tiene alguna deformidad (joroba o asimetría) que afea su fisionomía facial e incluso, en algunos casos, impide una correcta respiración. Con la rinoplastia ultrasónica es posible reducir el tamaño de la nariz y obtener un excelente resultado con una técnica menos traumática que la rinoplastia tradicional, debido a la utilización de ondas ultrasónicas de alta velocidad para hacer vibrar pequeños insertos de corte y afeitado sobre los huesos y/o cartílagos sin dañar la piel ni la mucosa.

La rinoplastia ultrasónica disminuye tanto la hinchazón como las cicatrices y hematomas derivados de la cirugía, favoreciendo así la rápida recuperación del paciente, que tras el procedimiento tan sólo tendrá que llevar una férula en el contorno externo de la nariz durante unos 7-10 días. El resultado es permanente, aunque la nariz irá sanando hasta el transcurso de 1 año después de la cirugía.

Con la rinoplastia ultrasónica es posible conseguir una armonía en el rostro cambiando la forma, el tamaño o el ángulo de la nariz.

La rinoplastia ultrasónica consigue corregir la parte ósea de manera más suave y es el procedimiento adecuado para:

  • Tratar una joroba en la nariz.
  • Corregir una asimetría.
  • Estrechar la nariz.
  • Tratar problemas del tabique nasal.

La rinoplastia ultrasónica no está recomendada para menores de 18 años, excepto si es para corregir una lesión, o para pacientes con deformidades óseas extensas, ya que el procedimiento sería más largo que con los métodos tradicionales.

El procedimiento se realiza generalmente con anestesia local o sedación y normalmente el paciente puede incorporarse al trabajo en un plazo de una semana.

En cuando a los posibles efectos secundarios de la cirugía pueden incluirse entumecimiento de la zona, sangrado nasal, e inflamación.

¿Más información?

Envíanos tu correo
electrónico