reduccion de pechos
  • Blog
  • by CBC
  • 25/07/2022
  • 6
  • 0

La reducción de pechos (también conocida como mamoplastia de reducción) es una operación importante que puede ayudar a que tus pechos se sientan más pequeños, ligeros y a darles una mejor forma.

Si te sientes muy angustiada por el tamaño de tus pechos, o te causan problemas como el dolor de espalda, es posible que pueda someterse a una reducción mamaria.

Qué hay que tener en cuenta antes de someterse a una reducción mamaria

Antes de seguir adelante, asegúrate de por qué quieres una reducción mamaria. Tómate tu tiempo para pensar en tu decisión.

Déjate aconsejar por cirujanos especializados.

Elección del cirujano en la reducción de pechos

Si vas a someterte a una reducción de mamas en España, consulta con CBC Surgery Institute.

Reserva siempre una cita para conocer al cirujano antes de la intervención.

Pregunta a tu cirujano

  • Sobre sus cualificaciones y experiencia
  • Cuántas operaciones de reducción de mamas ha realizado
  • Cuántas operaciones ha realizado en las que ha habido complicaciones
  • Qué tipo de seguimiento debe esperar si las cosas van mal
  • Cuál es el índice de satisfacción de sus pacientes

Cuánto cuesta una reducción de pecho

En España, la cirugía de reducción mamaria cuesta alrededor de 4.500 – 5.500 €, pero antes de asustarte, consulta con un especialista porque esos precios pueden variar, solamente son orientativos.

En qué consiste la reducción de senos

reduccion pechos

La cirugía de reducción de senos se realiza con anestesia general. Esto significa que estarás dormida durante la operación.

Por lo general, la operación consiste en:

  • Desplazar el pezón a su nueva posición, normalmente mientras está unido al suministro de sangre.
  • Eliminar el exceso de grasa, tejido glandular y piel de las mamas.
  • Remodelar el tejido mamario restante.

La operación dura entre 2 y 3 horas, dependiendo de la magnitud de la reducción mamaria.

Normalmente deberá permanecer en el hospital durante 24 – 48 horas.

Después de la intervención

Cuando te despiertes después de la operación, tendrás vendajes en las mamas y es posible que se te coloquen tubos de plástico para drenar la sangre.

Al cabo de uno o dos días, se te retirarán los tubos y normalmente podrás irte a casa.

Es posible que tengas algo de dolor durante unos días, que se puede aliviar con analgésicos.

Es probable que tus pechos estén hinchados y que se sientan sensibles y abultados después de la operación. La hinchazón puede durar unos 2 meses.

No verás el aspecto de tus pechos hasta que la hinchazón haya bajado.

Recuperación

La recuperación total de la cirugía de reducción de mamas puede llevar de 2 a 6 semanas.

Es posible que tengas que ausentarse del trabajo de 2 a 3 semanas y que necesites ayuda para las tareas domésticas, el cuidado de los niños y las compras.

No debes conducir hasta que ya no te duela llevar el cinturón de seguridad. Esto puede durar varias semanas.

Evita los estiramientos, el ejercicio extenuante y el levantamiento de objetos pesados hasta 6 semanas después de la operación.

Algunos cirujanos sugieren llevar un sujetador deportivo las 24 horas hasta 3 meses después de la operación de mama. Consulta siempre las recomendaciones de tu cirujano.

El tiempo que debas mantener los apósitos depende de la rapidez con que cicatricen las heridas.

Los puntos de sutura deberán retirarse al cabo de una o dos semanas, a menos que sean disolubles.

Cicatrices

Es probable que tenga cicatrices alrededor de los pezones.

También puede tener una cicatriz vertical que baja por el pecho y una cicatriz horizontal que cruza el pliegue, por debajo del pecho (en forma de ancla).

O puede que sólo tenga una cicatriz vertical que baje por el pecho. Depende del tipo de cirugía que se realice.

Las cicatrices suelen ser rojas durante las primeras 6 semanas, pero la mayoría se desvanecen con el tiempo y deberían ser invisibles bajo la ropa normal, los sujetadores y los bikinis.

Qué puede ir mal en la reducción de pechos

Como en cualquier intervención, pueden aparecer complicaciones, pero estando en buenas manos, todos esos posibles riesgos, prácticamente se eliminan.

En CBC Estética disponemos de los mejores cirujanos de España con una amplia trayectoria profesional.

La cirugía de reducción de mamas a veces puede dar lugar a problemas, como por ejemplo:

  • Cicatrices gruesas y evidentes
  • Senos o pezones de forma irregular
  • Problemas de cicatrización de las heridas
  • Pérdida de la sensibilidad del pezón
  • Imposibilidad permanente de amamantar
  • Senos rojos o abultados si la grasa muere (necrosis grasa)
  • Exceso de piel alrededor de las cicatrices, que puede ser necesario extirpar quirúrgicamente
  • Hemorragia en el interior del tejido mamario (hematoma), que suele producirse en las primeras 24 horas después de la operación

Además, cualquier tipo de operación conlleva un pequeño riesgo de:

  • Sangrado excesivo
  • Infección
  • Una reacción alérgica a la anestesia
  • Formación de un coágulo de sangre en las venas profundas

Tu cirujano debe explicarte la probabilidad de que se produzcan estos riesgos y complicaciones, y cómo se tratarían si los tuvieras.

Qué hacer si tienes problemas

La cirugía estética a veces puede salir mal y los resultados pueden no ser los esperados.

Ponte en contacto con la clínica en la que te operaste lo antes posible si tienes un dolor intenso o cualquier síntoma inesperado, como piel roja, ardor o una hinchazón inusual en el pecho o alrededor de él.

Si tienes previsto tener hijos después de la reducción de pechos

Si piensas someterte a una operación de reducción de pechos antes de tener hijos (o más hijos), ten en cuenta que los pechos pueden volver a aumentar de tamaño durante el embarazo, lo que puede afectar a los resultados de la operación.

También existe la posibilidad de que no puedas dar el pecho después de la operación.

Add Comment